En el 2017 la recuperación de la economía será menos sólida

Eso es lo que proyecta el departamento de análisis económico del Grupo Bancolombia. Del 2016 ya se da por descontado una marcada desaceleración.

 

Una expansión del aparato productivo colombiano de entre 1,8 % y 1,9 % para 2016, como lo espera la mayoría de analistas del mercado financiero, es mala para la historia económica del país, pero destacado teniendo en cuenta el contexto regional, consideran analistas del mercado financiero. Para este año se estima un crecimiento de un poco por encima del 2 %.

 

“La desaceleración que ha vivido Colombia se profundizó en la segunda mitad del año anterior. Estimamos que en 2016 el crecimiento del PIB (Producto Interno Bruto) fue de 1,8 %, el más bajo desde la crisis global. Lo anterior obedece a la debilidad del consumo y la inversión privada, así como a un pobre desempeño de la minería, la agricultura, el transporte y los servicios públicos”, señala un análisis del Grupo Bancolombia.

 

La marcada desaceleración de la economía en 2016 tuvo varios culpables: el paro camionero, la devaluación y la disminución fuerte en el ritmo de la construcción, además del efecto del fenómeno de El Niño, que fue fatal para la producción agrícola. Teniendo en cuenta el récord histórico del país, el año pasado se registró una desaceleración mayor a lo previsto por los analistas. Desde 2008 no se había registrado un pobre crecimiento como el que se estima para este año, según la cifra que dará a conocer el DANE próximamente.

 

Juan Pablo Espinosa, gerente de investigaciones económicas del Grupo Bancolombia, considera que en 2016 se presentó “una combinación de factores negativos (paro camionero, El Niño, tasas de interés) que para este año se espera no sea tan pronunciado”. Unos y otros (Gobierno y analistas) consideran que la etapa del posconflicto va a generar un efecto positivo en crecimiento, sobre todo por el lado de la inversión y de la actividad agrícola, pero no se espera una incidencia en la economía en el corto plazo.

 

Para el Grupo Bancolombia, “la recuperación prevista a partir de 2017 será menos sólida”. En el informe considera el grupo que “la economía se beneficiará de términos de intercambio más favorables, de un repunte paulatino de los ingresos reales y de un mayor impulso por la ejecución de proyectos de infraestructura”.

 

Wilson Tovar, gerente de investigaciones económicas de la firma Acciones y Valores, sostiene que para 2016 el crecimiento económico será de 1,9 % y para 2017 cerca de 2,2 %.

 

La expansión del PIB del año pasado es considerada mala, teniendo en cuenta los registros pasados, pero buena si se analiza dentro del contexto de la región, dicen expertos. La economía se vio afectada “por un hito muy importante como el paro camionero, que nunca había tenido tantas implicaciones, y haberlo dejado extender tanto tiempo fue dañino, y el otro aspecto fue la devaluación, que asustó a mucha gente”, dice Tovar. En este escenario también se cuenta el precio de los commodities (materias primas), que no generaron un impulso al crecimiento; la disminución fuerte en el ritmo de la construcción, “incluyendo una corrección en los niveles de precios en los estratos cuatro, cinco y seis”, explica el gerente de investigaciones económicas de Acciones y Valores.

 

También entran en el análisis el efecto del fenómeno de El Niño, nefasto para el agro, y los resultados de la producción manufacturera, que estuvo influenciada por la refinería de Cartagena.

 

Nubarrones

 

Los peligros sobre la economía para este año están marcados por la incertidumbre política generada por las posturas anticomercio en Europa, las decisiones contra la inmigración en Estados Unidos por las decisiones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y una disminución en el ritmo de crecimiento global que ejerce presión en la economía doméstica.

 

Wilson Tovar considera que la demora en el recorte de las tasas de interés del Banco Central “afecta el ritmo de colocación de cartera, que presenta unos niveles de riesgo y de morosidad altos”.

 

La inflación, que terminó 2016 en 5,75 %, los analistas la colocan por encima del 4% al término de 2017, por el impacto de la reforma tributaria y una tasa de interés de 6 % al finalizar este año.

 

En cuanto a la etapa de posguerra que vive el país, Tovar recuerda que el Marco Fiscal incorpora una pequeña parte de esos nuevos gastos. “En el largo plazo le agrega al crecimiento 1,5 %, pero en el corto estamos viendo sólo asunción de costos”.

 

Espinosa considera que las decisiones de Reserva Federal de elevar tasas pueden afectar, por la vía de los mercados, al país. Destacó el comportamiento del mercado laboral al considerar que puede haber una presión al alza en la desocupación de este año. “El ritmo de creación de nuevos puestos de trabajo va a permanecer débil y, simultáneamente, creemos que va a haber un aumento en la oferta de mano de obra, como respuesta de los hogares y de los agentes económicos al hecho de que su situación de consumo esté apretada”.

 

 

Economía- El Espectador

3 Feb 2017 - 10:00 PM

Jorge Sáenz V.

Modificado por última vez enLunes, 06 Febrero 2017 12:02
volver arriba
logos